jueves, 28 de abril de 2016

Tarta Nacimientos con Bizcocho de Chocolate "SIN GLUTEN"



Este año, muchas de las amigas de mi hermana, junto a ellas, están siendo mamas. Ese regalo tan maravilloso que nos brinda la vida.
Las conozco desde que son pequeñitas, y por eso es que sientes algo especial por ellas. Las he visto crecer a todas.
Bueno pues dos de ellas han tenido a Marcos y Paula, y quisieron celebrarlo con las amigas y yo hice como casi siempre el dulce.


Esta bonita tarta, ahí donde la veis, esta toda realizada con productos que no llevan gluten. Incluido el fondant. Tienen una amiga celiaca, y como es apta para todos los públicos, ya que si la pruebas, no dirías que no contiene gluten.


Con motivos de nacimientos, y mi estrene con las famosas "Boquillas Rusas", hacen la decoración de esta tarta. Rico bizcocho de chocolate y cubierta de buttercream de chocolate blanco. A continuación os voy a poner la receta, y ya no tenéis escusa de preparar una tarta sin gluten. El bizcocho es perfecto para cubrirlo también con fondant, eso sí, sin gluten.

Ingredientes para molde de 18 cm:       
                                                                       
  • 5 Huevos                                               
  • 120 ml. Aceite
  • 210 gr. Azúcar                                       
  • 160 gr. Harina de Arroz
  • 100 gr. Harina de Maiz (Maizena)                                     
  • 50 gr. Cacao sin Azúcar y sin Gluten                       
  • 2 Cucharadas de Levadura sin Gluten                     
  • 200 ml. de Leche
Precalentamos el horno a 170º sin ventilador.
Engrasamos el molde con spray o cubrimos con papel de horno.
Separamos las claras de las yemas y batimos las claras a punto de nieve, reservamos.
Ponemos las claras junto con el azúcar y batimos hasta que quede espumoso.
Echamos el aceite y batimos hasta que quede integrado.
Seguidamente la leche y seguimos batiendo.
Tamizamos la levadura junto con la harina, y el cacao.
Cuando quede una masa homogénea, mezclamos las claras de huevo a punto de nieve, con movimientos envolventes.
Echamos en el molde y metemos en el horno unos 40 o 45 minutos o hasta que salga limpio un cuchillo.
Sacamos del horno, reposamos 5 minutos y desmoldamos sobre una rejilla para que termine de enfriarse.
Para que el bizcocho asiente mejor, y poder trabajarlo, lo mejor es dejarlo 24 horas en la nevera, bien tapado con film transparente.
El bizcocho lo empapé muy bien con un almíbar que prepare unas horas antes.
Ahora solo falta hacer la buttercream de chocolate blanco, y rellenamos el bizcocho y lo decoramos con degradado de color azul y rojo. Vamos con la receta de la crema de choco blanco.

  • 300  gr. Mantequilla a temperatura ambiente
  • 320 gr. Azúcar glass o Icing Sugar
  • 150  gr. Chocolate blanco, fundido con anterioridad.
  • 2 Cucharaditas de leche
Ponemos la mantequilla junto con el azúcar, y la leche y batimos a velocidad media.
Cuando veamos que esta todo bien integrado, se le añade el chocolate enfriado, seguimos batiendo, subiendo la velocidad, para que quede la buttercream más cremosa.



Bueno, y esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado. Fue todo un éxito. Y sin duda, si tenéis alguien en la familia intolerante, hay otras opciones para preparar tartas, y es que ahora la mayoría de productos no llevan gluten y se nos está muy bien informado de los alérgenos de cada uno de ellos, solo hay que tener cuidado y leerlo bien. Y ante la duda, no echarlo o usarlo.

Si os interesa más información, a continuación os voy a dejar el enlace de la página de unos productos realizados sin Gluten, con el que cuentan con un amigo de la familia. 
http://www.esgir.net/


Os veo en la próxima...






jueves, 21 de abril de 2016

Angel Food Cake con Semillas de Amapola


Hoy traigo otra variedad del delicioso Angel Food. Con crujientes semillas de amapola. Este bizcocho está libre de grasas, a si que no tenéis escusa de prepararlo. Es un buen aliado para el desayuno y merienda, sin necesidad de añadir muchas calorías al día, y además te das un dulce capricho.
Lo podemos realizar del aroma que más guste. Normalmente se utiliza aroma de almendra, pero en casa preferimos que sea de vainilla.
Ya llevaré unos cuantos preparados, a mi compañera de trabajo le apasiona, y merendamos muchas veces.
En esta ocasión le he añadido unas semillas de amapola, que además son muy ricas en minerales, fibra, vitaminas y ácidos grasos saludables. Vamos con la receta.

Ingredientes:
  • 9 Claras de huevo pasteurizadas o 250 ml
  • 200 gr Azúcar 
  • 90 gr Harina tamizada
  • 1 Cucharadita de cremor tártaro
  • 1 Cucharadita de aroma de Vainilla
  • 1 Cucharada de Semillas de Amapola
En primer lugar dejamos las claras a temperatura ambiente unos minutos.
Precalentamos el horno a 180º
Echamos las claras a la batidora y comenzamos a batir hasta que estén espumosas.
Seguidamente incorporamos el cremor tártaro, la sal y el aroma de vainilla.
Seguimos batiendo hasta que levantemos la batidora y las claras estén firmes.
En este momento vamos añadiendo poco a poco, bajando la velocidad, el azúcar hasta que las claras formen picos brillantes.
Incorporamos la harina y movemos con una cuchara con movimientos envolventes con cuidado para que no se bajen.
Seguidamente la cucharada de semillas de amapola.
Metemos en el horno unos 35 o 40 minutos.
Una vez horneado sacamos del horno y le damos la vuelta para que se enfríe (por eso es tan importante el molde, ya que lleva una patitas para poder darle la vuelta)
Cuando ya se haya enfriado o se pueda coger el molde con las manos, pasamos un cuchillo para poder separarlo del molde y dejarlo terminar de enfriar sobre unas rejillas.

Es trozo, se lo ha comido mi marido, le encanta.


Ya lo he preparado unas tres veces con semillas de amapola. Queda esponjoso, suave y a la vez le da una textura crujiente que quita el sentido.
Si aún no lo has probado, seguro no te arrepentirás. Eso sí, es mejor comprar un molde especializado para ese bizcocho. Se nota la diferencia a la hora de hornearlo y como queda.


Espero que os haya gustado. Hasta la próxima...





lunes, 11 de abril de 2016

Natillas Caseras



No hay nada mejor, que unas ricas y deliciosas natillas casera. He de reconocer, que no era muy aficionada a ellas, y que no las había preparado nunca, bueno miento, si una vez en casa de mi madre y fue un poco desastre.
Cuando preparo la rica Pavlova, que separo las claras de las yemas, siempre se me quedan las pobres ahí. Pues ya no más, ahora nos ponemos la botas con deliciosas Natillas caseras.
A si que, vamos con la receta y a disfrutar también, porque es que son más fáciles de lo que parecen.

Ingredientes:

  • 1 Litro de Leche entera
  • 4 Yemas
  • 200 Azúcar
  • 30 gr. Harina de Maiz
  • 1 Corteza de Limón
  • 1 Vaina de vainilla
  • Galletas María
  • Canela (para espolvorear)
En primer lugar, sacamos los granitos que encontramos en el interior de la vaina de vainilla, cortando a lo largo con un cuchillo, y pasando por su interior el mismo. Verás que sacas unas semillitas pequeñas, pues son las que echamos a la leche, y la vaina sobrante también. Ponemos a calentar con la corteza de limón, y cuando comience a hervir, bajamos el fuego y cocemos la leche unos cinco minutos.
Pasado ese tiempo, dejamos enfriar un poco. Mientras, en un cuenco, batimos la yemas junto con el azúcar.
Deshacemos la harina de maíz con dos cucharadas de leche fría y añadimos a la leche caliente.
Mezclamos la leche con las yemas, previamente colada con un colador, y poco a poco en forma de hilo.
Ponemos otra vez a fuego medio y vamos calentando sin dejar de remover, hasta que veamos que espesa.
Echamos en cuencos para natillas y seguidamente las galletas maría.
Dejamos enfriar y a la nevera. Ya solo faltaría, espolvorearle un poquito de canela por encima y a comer, ñam!






No se yo, porque no he preparado más veces esta maravilla. Y es que no hay nada mejor, que unas ricas Natillas caseras. Muy, pero que muy fácil.

Espero que os haya gustado, hasta la próxima...




martes, 5 de abril de 2016

Drip Cakes

¿Conocéis las Drip Cakes? Son otra alternativa a los pasteles que normalmente os presento, cubiertos de fondant o de buttercream.
Los Drip Cakes, son tartas cubiertas de buttercream, fondant, o incluso tartas desnudas (Naked Cakes) en las que se les decora con chocolate en la parte superior, y en la que se deja sobre sus paredes "gotear". De ahí la palabra "drip", que se traduce goteo. 
En la tarta también podemos jugar con los colores a la hora de cubrirla con la buttercream, creando bonitas creaciones, y haciendo unas tartas espectaculares a la vista. 
En la página que os pongo a continuación, os habla un poco más de esta nueva tendencia, con todo detalle Luz Angela
Estas dos tartas, han sido mi primer intento con las Drip Cakes. Una para Lucía, que después de cuatro años, celebraba su cumple, ya que nació en un 29 de Febrero. 





Le encanta el color morado, y como siempre en sus tartas, tiene que preceder. Cubierta de buttercream de distintos tonos de morado, y chocolate blanco. Esta ha sido la primera que he realizado.
Y la segunda fue para darle la bienvenida a mi sobrina Yaiza, que nació del día 29 de Febrero también como Lucía, que para más casualidad, Lucía es la hija de la jefa de mi hermana, jejeje. 





En esta jugué con los colores rosa y morado, y la verdad que quede bastante satisfecha con el resultado. El ganache, a lo mejor se quedó un poco líquido, pero en conjunto nos gustó mucho. Unos zapatos de fondant y unas banderillas hechas por mí a mano, adornaban la tarta.

Y estas han sido mis primeras tartas Drip Cakes que he realizado, y espero no ser las últimas. Son llamativas, y diferentes, y a la vez bonitas. Otra forma de poder sorprender a los más queridos.

Espero que os haya gustado, hasa la próxima....


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...